Libre bajo fianza banquero acusado de fraude en Miami

Una magistrada federal concedió el jueves la libertad bajo fianza a un ex veterano asistente de gerencia de una sucursal del Bank of America de Miami Beach quien fue acusado de apropiarse de más de $22 millones de clientes que residen en América del Sur, para hacer inversiones en España y Guatemala.

Vestido completamente de negro, el acusado, Ricardo Figueredo, escuchó los cargos que le notificó la magistrada de turno y se declaró no culpable, aunque el fiscal del caso dejó entrever que las partes están trabajando en un acuerdo con el acusado.

“El señor Figueredo se defenderá en corte”, explicó a El Nuevo Herald su abogado, David M. Edelstein.

Como garantía de la fianza personal de $500,000, Figueredo puso su casa de residencia en Hialeah con el respaldo de su esposa y su hija.

Según la denuncia de la Fiscalía federal, desde mediados de 1995 hasta mayo del 2008 este guatemalteco de 51 años operó un ardid dentro del banco mediante el cual desvió dinero de cuentas de un número de clientes no determinado. Al menos uno de ellos, identificado el jueves en la corte sólo con sus iniciales (E.B), depositó $1.2 millones.

Una fuente familiarizada con el caso dijo el jueves a El Nuevo Herald que algunas víctimas del fraude son colombianas.

Para ganarse lo que la Fiscalía llamó “una falsa sensación de confianza” de los cuentahabientes y quedar con el manejo de sus depósitos, Figueredo daba los siguientes pasos, según la denuncia:

* Escogía sus víctimas entre aquellos clientes que tuvieran depósitos de más de $100,000 y vivieran en el exterior.

* Les pedía que todas las diligencias bancarias las hicieran con él en lugar de con otros empleados del banco.

* Los convencía de que no debían recibir reportes de saldo del banco por correo en sus países porque los documentos podían ser robados y luego usa dos para secuestrarlos o extorsionarlos.

* No recomendaba utilizar el internet para consultar los saldos porque decía que es un sistema inseguro.

Cuando lograba todo esto, Figueredo quedaba al control de los depósitos, los cuales utilizaba para hacer inversiones en Guatemala, España y otros países. En esta modalidad malversó $11 millones.

De allí también sacó más de un millón para darse gustos extravagantes, afirma la Fiscalía.

A alguno de sus clientes les ofrecía rendimientos más altos que los normales. Para cumplir con los pagos extraía de otras cuentas. En esta segunda modalidad se apropió de otros $11 millones.

Y cuando sus clientes le pedían reportes de saldos, Figueredo los falsificaba.

Un abogado que pidió anonimato explicó que para algunas víctimas del fraude es más conveniente que se llegue a un acuerdo con el acusado para evitar que en un juicio se conozca el monto de sus fondos y esto les cause problemas tributarios o de extorsión en sus países.

GERARDO REYES
El Nuevo Herald

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: