Violencia de los carteles se expande por Estados Unidos

La violencia vinculada al narcotráfico en México ha comenzado a hacerse sentir en Estados Unidos, como temían las autoridades.

El gobierno federal reporta un aumento en los asesinatos, secuestros y allanamientos relacionados con los carteles de la droga de México. Y para sorpresa de algunos, gran parte de la violencia ocurre no en ciudades cercanas a la frontera, sino en lugares como Phoenix y Atlanta.

Los investigadores temen que la violencia pueda llegar a otras zonas del país porque se cree que los carteles mexicanos han establecido operaciones de narcotráfico en lugares como Anchorage, Alaska; Boston y Sioux Falls, Dakota del Sur.

“La violencia sigue a las drogas”, dijo David Cuthbertson, agente especial a cargo de la oficina del FBI en El Paso, Texas.

La violencia también toma formas muy diferentes. A los compradores de drogas que deben dinero los secuestran hasta que pagan. A los empleados del cartel que no entregan los cargamentos o los ingresos los disciplinan con golpizas, secuestros o el asesinato. Y los narcos secuestran a inmigrantes durante enfrentamientos con contrabandistas de personas que compiten por el uso de las rutas de México a EEUU.

Hasta el momento la violencia no ha alcanzado niveles tan escalofriantes como en México, donde ha habido decapitaciones, asesinatos de soldados y policías y ejecuciones en masa. Pero las autoridades policiales temen que la violencia de este lado de la frontera pueda empeorar.

“Son capaces de cualquier cosa”, dijo Rusty Payne, portavoz de la DEA en Washington. “Cuando alguien está dispuesto a cortar cabezas y colocarlas en una nevera portátil para dejarlas en una estación de policía, hacerlas rodar puertas adentro en una discoteca o filmar la decapitación y ponerla en YouTube como advertencia” está dispuesto a cualquier cosa.

En un apartamento en Columbiana, Alabama, la policía encontró en agosto a cinco hombres degollados. Al parecer fueron torturados con una picana eléctrica antes de ser asesinados por encargo de una organización mexicana de la droga a causa de una deuda de $400,000.

En Phoenix, 150 millas al norte de la frontera mexicana, la policía ha reportado un aumento significativo en los secuestros y allanamientos, unos 350 al año durante los últimos dos años, y se afirma que la mayoría fueron cometidos por orden de narcotraficantes mexicanos.

En junio varios hombres armados irrumpieron en una casa de Phoenix y dispararon al azar, matando a una persona. La policía cree que fue obra de organizaciones mexicanas de narcotráfico.

Las autoridades de Atlanta han reportado un aumento en los secuestros relacionados con los carteles mexicanos. Es difícil calcular cuántos crímenes se cometen por esta razón porque muchas víctimas están vinculadas a los carteles y por ello se muestran poco dispuestas a acudir a la policía, dijo Rodney G. Benson, agente encargado de la oficina de la DEA en Atlanta.

Los agentes dicen que pocas veces habían visto semejante brutalidad en EEUU desde los años de Miami Vice en los años 80, cuando los carteles colombianos dominaban el mercado de la cocaína en la Florida.

El verano pasado la Policía de Atlanta encontró a un dominicano a quien golpearon, ataron, amordazaron y encadenaron a una pared en un tranquilo vecindario de clase media en Lilburn, Georgia. El hombre, de 31 años y vecino de Rhode Island, le debía $300,000 al Cartel del Golfo, dijo Benson. El Cartel del Golfo, con base en Matamoros, es una de las organizaciones de narcos más despiadadas y se dedica a vender cocaína, marihuana, metamfetaminas y heroína.

“Estaba encadenado a una pared y un sospechoso tenía un fusil automático AK. El hombre estaba en muy mal estado”, relató Benson. “No tengo duda alguna de que si no hubiera pagado lo iban a matar”.

La Policía de Atlanta mató a tiros en junio a un sospechoso de secuestro mientras trataba de cobrar $2 millones que le debía a sus jefes del cartel, dijo Benson.

Los gobiernos federal y estatales han enviado millones de dólares a las autoridades locales a lo largo de la frontera con México para ayudar a contener la marea delictiva. Pero los investigadores creen que Arizona y Atlanta están viendo lo peor porque son importantes centros de distribución de drogas gracias a sus redes de carreteras interestatales.

De hecho, las autoridades llaman a Atlanta “la nueva frontera del suroeste”, afirmó Jack Killorin, ex agente de drogas federal y director de la fuerza de choque Area de Narcotráfico de Alta Intensidad en Atlanta.

El Paso, con una población de 600,000 habitantes, está apenas a un cuarto de milla de Ciudad Juárez, donde el año pasado hubo batallas campales y 1,700 asesinatos. Pero El Paso sigue siendo una de las ciudades más seguras de Estados Unidos, lo que según Cuthbertson se debe a la gran presencia de fuerzas policiales, como miles de agentes de la Patrulla Fronteriza y de Inmigración y Aduanas.

Durante los últimos 12 meses más de 5,000 personas fueron asesinadas en todo México como parte de la lucha de poder entre los carteles mexicanos de la droga y las feroces peleas entre éstos y el gobierno mexicano. Los carteles han establecido operaciones en por lo menos 230 ciudades de Estados Unidos, según el Centro Nacional de Inteligencia sobre el Narcotráfico del Departamento de Justicia.

Payne dijo que Estados Unidos y México trabajan juntos para presionar a los carteles. Payne mencionó la extradición de acusados de alto perfil –cuatro miembros del cartel de Arellano Félix en Tijuana fueron deportados a Estados Unidos en diciembre– y la captura o muerte de varios otros líderes de los carteles en México el pasado año.

“Tenemos que asegurarnos de atacar a estas organizaciones delictivas a todos los niveles, para mejorar la seguridad pública no sólo en México y la frontera del suroeste, sino en el resto del país”, dijo Payne.

Aunque algunos estadounidenses podrían considerarse víctimas de la marea de violencia, otros contribuyen a ella. Los estadounidenses venden a los carteles la inmensa mayoría de las armas que usan, según autoridades federales. Y los mejores clientes de los carteles son de EEUU, que envían cada año unos $28,500 millones en ganancias por la venta de drogas a México.

Por ALICIA A. CALDWELL
The Associated Press

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: