Grupos del 23 de Enero surgieron de divisiones internas

Controlan zonas, protagonizan ataques y dicen proteger la revolución

En los diez años de gobierno de Chávez más de 12 grupos armados que se dicen defensores de la revolución han surgido en el 23 de Enero controlando zonas enteras. Sus actividades han superado los límites de la parroquia protagonizando ataques a medios de comunicación, colocando explosivos y, en eventos más recientes, las lacrimógenas lanzadas a la Nunciatura Apostólica que se adjudicó el líder de La Piedrita, Valentín Santana. El germen de estos grupos fue apenas 20 jóvenes de izquierda que a principios de los años 80 pretendían erradicar a los vendedores de droga, y a quienes comenzaron a llamar Tupamaros por su identificación con el grupo uruguayo de ese nombre.

El primero en separarse fue Valentín Santana, quien creó La Piedrita, luego a mediados de los noventa los ya numerosos Tupamaros crearon la Coordinadora Simón Bolívar, que integraba a las organizaciones de base que ya habían apoyado a Chávez en el golpe de Estado.

Lisandro Pérez, jefe civil del 23 de Enero, y parte de los fundadores, dice que en 1996 José Pinto aceptó recursos otorgados por Andrés Caldera en el marco del plan Caracas Te Quiero y eso generó descontentos, pero fueron más cuando vieron a Pinto en el 23 con una camioneta nueva. Eso generó niveles de jerarquía en la Coordinadora, mientras Pinto asumía la vocería de los Tupamaros que, según Pérez, nadie le había dado.

Cuando Chávez llegó al poder las diferencias se incrementaron y las escisiones continuaron creando grupos que tomaron control de zonas del 23. Desde Miraflores llegaron más recursos a las organizaciones.

Según Pérez a partir de allí cada uno asumió la lucha a su manera: “Las discusiones políticas entre algunos pasaron de castaño a oscuro”, comenta.

Pinto creó el partido Tupamaros, pero las diferencias con el resto de los grupos los llevó a salir de la parroquia, en donde se dice que nadie los acepta.

El mismo Valentín Santana declaraba seis meses atrás que entre los grupos del 23 de Enero: “No hay una confrontación armada pero no estamos unidos. Sólo nos uniríamos para defender la revolución”.

Los vecinos cuentan que algunas de las organizaciones que dicen trabajar por la comunidad no son más que grupos que pugnan por el control de las “plazas” de la droga.

La mayoría de estos grupos asumen la capucha como ícono, además Pérez admite: “yo nunca lo he negado, aquí todos estamos armados”.

Conflictos internos y externos El 26 de junio de 2006 una batalla se libró entre los bloques del 23 cuando Diego Santana, hijo de Valentín, fue asesinado junto a Warner López, otro integrante del grupo.

En la zona se responsabilizaba de las muertes a Julio Troconis, Wilfredo Da Costa y Edgar Aranguren, tres de los miembros del grupo de Pinto.

En la parroquia siempre se dijo que Santana, enfurecido por el asesinato, fue a casa de Troconis y al no encontrarlo mató a su padre y días más tarde a otro de sus familiares. Esas muertes son parte de las solicitudes por las que dos años y medio después se le busca como no se hizo en ningún momento antes. Ni aun hace tres meses, cuando el actual director del Cicpc y antiguo director de la PM Wilmer Flores Trosel, fue a La Piedrita a que Santana le entregara la cámara de Globovisión que ellos había decomisado.

Estos grupos también cerraron el 23 de Enero en abril de 2008 reclamando por unos allanamientos de la Disip en búsqueda de uno de los presuntos responsables de la colocación de cinco explosivos en distintas partes de la ciudad entre enero y febrero de ese año, que se adjudicó un grupo de la parroquia llamado Venceremos.

Además los colectivos Alexis Vive y La Piedrita en al menos cuatro ocasiones han rayado la fachada de Globovisión. Alexis Vive además ha tomado la UCV dos veces, y en las últimas semanas ha hecho grafitis en la ciudad a favor de Palestina.

Pero ha sido hasta los señalamientos del Presidente en los últimos días cuando las actividades de estos grupos se han condenado. Aun así ellos han asegurado siempre ser uno de los anillos de seguridad del Presidente por la cercanía de la parroquia con Miraflores.

Laura Dávila Truelo
EL UNIVERSAL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: