FBI halla a Stanford; no enfrenta cargos penales

El FBI encontró el jueves al financiero texano R. Allen Stanford en Virginia y le entregó los documentos relacionados con los cargos civiles que se le imputan por un fraude que sumaría miles de millones de dólares y que ha afectado a numerosos inversionistas en América Latina.

El vocero del FBI, Richard Kolko, dijo que sus agentes le entregaron los documentos a Stanford, en Fredericksburg, Virginia, en nombre de la Comisión de Valores y Cambio (SEC).

Stanford no fue detenido ni se encuentra bajo custodia.

En los documentos, publicados el martes, la SEC acusa a Stanford y a tres de sus compañías de cometer un fraude por $8,000 millones, atrayendo a inversionistas con la promesa de increíbles ganancias a partir de certificados de depósitos y otras inversiones.

Hasta que las autoridades recibieron la ayuda del FBI, la SEC no tenía idea de dónde se encontraba Stanford.

Una fuente judicial, que pidió no ser identificada, dijo que el multimillonario recibió los documentos a la 1:45 de la tarde, mientras estaba sentado en un automóvil y las autoridades dijeron no creer que se estaba ocultando intencionalmente de las autoridades.

Hasta ahora no enfrenta acusaciones penales, aunque agentes federales continúan investigando el caso.

Además de los delitos financieros que pudiera haber cometido, el FBI lo tiene bajo su mira por presuntamente lavar dinero del cartel del Golfo de México, según ha informado la cadena de televisión ABC, que citó a fuentes gubernamentales anónimas.

Con una fortuna personal de $2,200 millones, Stanford es uno de los hombres más ricos de Estados Unidos, según la revista Forbes.

Las consecuencias del caso se han dejado sentir en el sistema financiero mundial, principalmente en países latinoamericanos y caribeños.

El gobierno de Venezuela nacionalizó el jueves un banco controlado por Stanford luego de un retiro masivo de depósitos en la institución, en tanto que en otras filiales del Stanford International Bank se impidió que los clientes sacaran sus fondos.

El ministro venezolano de Finanzas, Alí Rodríguez, dijo en una rueda de prensa que el banco ‘‘resultó impactado por factores exclusivamente externos”, anunció su “venta inmediata” y que ‘‘ya hay algunos grupos que han manifestado su interés” en adquirirlo.

El propio presidente venezolano, Hugo Chávez, había enviado el miércoles mensajes de calma a los alrededor de 15,000 clientes de la sucursal venezolana del banco insistiendo en que gozaba ‘‘de buena salud”, pero Rodríguez destacó el jueves que el “retiro masivo” por los depositantes lo pusieron “en una situación sumamente precaria”.

El escándalo por el fraude de Stanford se destapó a partir de la investigación inocente de un analista financiero venezolano del sur de la Florida.

En un perfil publicado por el diario londinense The Times, Alex Almady, residente de Weston, relata que un conocido suyo al que identificó como “Roberto” le pidió una opinión sobre sus inversiones en Stanford International Bank.

Tras sólo unas horas de investigar las operaciones del banco, Almady le recomendó a su amigo que retirara de inmediato los $50,000 que había invertido. El analista independiente continuó la pesquisa en el sitio de Stanford en internet, analizó los estados financieros y encontró que prácticamente no contenían detalles.

“Quedé estupefacto. En principio, todo parecía demasiado simple, poco sofisticado. El lenguaje utilizado no era el correcto”, explicó.

Por Servicios de El Nuevo Herald
WASHINGTON

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: