‘La Princesa’: una historia oscura con la DEA

En documentos judiciales la llaman “la Princesa”, con mayúscula. Pero el relato más bien parece el una Mata Hari infiltrada en cartel del narcotráfico.

En documentos de tribunales federales una mujer del Condado Palm Beach, ex esposa de dos narcotraficantes convictos, se describe una vida de intriga, aventura y peligro como confidente de la Dirección Antinarcóticos (DEA). Durante más de tres años, viajó por todo el mundo a nombre de la oficina de la DEA en Fort Lauderdale, ganando un “sueldo” de $10,000 al mes y haciéndose pasar por una “acaudalada agente de lavado de dinero”.

La DEA llegó a pagarle $1.85 millones, según documentos de una demanda que la mujer presentó en 1997 contra la entidad federal en un tribunal. Y ahora, tras una década de litigio, es posible que la DEA le deba más a la Princesa.

Una jueza federal falló que la DEA no protegió a la confidente SGS-92-X003 cuando la enviaron a Colombia en 1995 durante el apogeo de la brutal guerra antidrogas de ese país.

“La evidencia es abrumadora de que el jefe de la oficina de la DEA en Fort Lauderdale, que supervisaba a la Princesa, la envió a esa operación encubierta sin informar a la dirección de la entidad ni al agregado colombiano”, expresó la jueza Mary Ellen Coster Williams en una opinión del 9 de febrero, emitida después de haberse editado para eliminar información secreta.

“Durante esa misión”, dice Coster Williams, “la Princesa fue capturada por una organización guerrillera, transportada en el maletero de un auto y secuestrada durante más de tres meses en un lugar sin ventanas y con piso de tierra, donde dormía sobre un colchón de paja”.

En su demanda, la Princesa pide más de $33 millones.

El próximo paso es determinar si la mujer fue víctima de compensación por negligencia de la DEA y cuánto deberá pagarle.

El principal contacto de la Princesa en la DEA, Joseph Salvemini, que se retiró de la entidad en 1999, rechaza las conclusiones y dice que la dirección de la agencia estaba al tanto de todo lo ocurrido.

“Hubiera sido prácticamente imposible entrar o salir de Colombia sin el conocimiento de la embajada y de la dirección de la DEA”, dijo esta semana Salvemini.

Un portavoz de la DEA declinó comentar sobre la demanda.

La victoria parcial ha complacido a la Princesa, que se desencantó con la DEA cuando no le dieron lo que ella consideraba pago adecuado por arriesgar su vida.

“Los demás agentes me decían: ‘Es la DEA, de la que no se debe esperar nada”, dijo la mujer, que le pidió al Herald que no la identificara. “El dinero que recibíamos, los millones. Compraban vehículos de policía y repartían dinero a derecha e izquierda. Durante el cautiverio se comió su libreta de direcciones, temerosa de que se descubriera algo.

“Estaba segura de que me iban a matar”, dijo.

Tras los tres meses de odisea en Colombia, dice que le diagnosticaron esclerosis múltiple y trastorno bipolar.

Antes que el secuestro echara a perder las relaciones entre la DEA y la Princesa, fue una operación lucrativa para ambos. Los documentos judiciales indican que la Princesa, que es nieta de un ex presidente de Colombia, ayudó a la entidad a identificar a docenas de narcotraficantes y a confiscar más de $22 millones a carteles colombianos de la droga, además de “incautaciones significativas” de cocaína y heroína.

La Princesa dice que recibió poca dirección de la DEA pero que usando contactos y su imaginación empezó a hacerse pasar por una acaudalada marchand de arte y agente de lavado de dinero.

“No hay una escuela donde se puede aprender esto”, dijo refiriéndose a sus actividades de agente secreta. “Tiene que ser creación de una, y yo soy creativa”.

Salvemini se refiere a la Princesa en documentos judiciales como “probablemente la mejor confidente” con quien trabajó en su carrera de 31 años en la DEA. Ella gestionaba transacciones y la DEA se llevaba el dinero. Según Salvemini, se confiscaron más de $60 millones.

“Desde el punto de vista de su valor para la agencia. . . para infiltrarse en los niveles más altos del elemento criminal en que estamos interesados, no hay nadie mejor”, dijo.

Su trabajo la llevó a Colombia, Suiza, Costa Rica, Ecuador, España, Italia y Canadá. Pero, como declaró en el juicio del 2007, no le fue fácil trabajar con la DEA.

“La Princesa declaró que las operaciones en Roma y Génova habían resultado en riesgos para su seguridad como resultado de la conducta de los agentes de la DEA”, escribió la jueza.

Según los archivos del tribunal, el secuestro ocurrió en Cali cuando investigaba con un policía la identidad de una persona clave que trabajaba para un narcotraficantes. No la acompañaba ningún agente de la DEA.

Después de su encuentro, en el taxi la abordaron dos hombres con granadas de mano y una ametralladora. Los secuestradores le dijeron que eran parte de un grupo guerrillero colombiano pero no parecían saber que ella era informante de la DEA y la secuestraron porque pensaron que era rica.

Fue entonces que la Princesa se comió su libreta de direcciones.

“Me dejaron la libreta de teléfonos y me tomó un día entero o un día y medio comérmela, porque tenía que comerme esas páginas”, declaró.

Según los archivos judiciales, la dejaron en libertad cuando un informante “altamente confidencial” de la DEA pagó un rescate de $350,000. El informante –no identificado por su nombre– recibió por lo menos $50,000 de la DEA.

La Princesa dijo que está segura de que la DEA no sabía lo que hacía cuando la contrató: era una madre casada que tenía una tienda de camisetas al borde de la ruina.

“En ese momento no creo que pensaban realmente que podía hacer lo que hice”, dijo. “No sé si nadie podría haberse imaginado todo lo que hicimos”.

Por LESLEY CLARK/The Miami Herald
WASHINGTON

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: