Raúl Castro deja su huella en primer año de gobierno

El primer año en la jefatura de gobierno de Cuba ha sido bien ocupado para Raúl Castro, que se ha reunido con 12 presidentes de todo el mundo en momentos en que Latinoamérica toma un camino político decididamente más inclinado a la izquierda.

Fotos recientes han capturado los momentos de nivel mundial: Castro en Moscú, posando con un patriarca ortodoxo ruso, y en el palacio presidencial de Argel. En otra pasa revista a la guardia de honor en La Habana acompañado por el presidente de Namibia.

Mientras Cuba hacía frente a realidades económicas que incluyeron varios hurcanes seguidos, el país adoptó una postura firme para impulsar su agenda. Mientras los analistas de la situación cubana en Estados Unidos analizaban la frecuencia con que se debería permitir a los cubanoamericanos visitar familiares en la isla, varios líderes continentales, como los presidentes de Argentina, Chile, Ecuador, Panamá y Venezuela visitaron Cuba.

“Los esfuerzos de Raúl Castro en política exterior han sido impresionantes”, dijo Daniel P. Erikson, autor del reciente libro The Cuba Wars: Fidel Castro, the United States and the Next Revolution (Las guerra cubanas: Fidel Castro, Estados Unidos y la próxima revolución). ‘‘Cuba ha recibido a casi todos los presidentes de algún poder importante y ha mejorado sus relaciones con Latinoamérica. Los cubanos no esperan ningún cambio importante de parte de Estados Unidos, de modo que se están concentrando en crear otras alianzas”.

Este martes hace un año que Raúl Castro se convirtió oficialmente en presidente de Cuba. En esos 12 meses en el poder el nuevo benefactor de Cuba, Hugo Chávez, ganó un referendo en Venezuela que le permite mantenerse en el poder indefinidamente. La presencia de Rusia en la región aumentó considerablemente y los izquierdistas de El Salvador ganaron terreno electoral. El presidente de Guatemala recientemente pidió excusas a Cuba por el papel de su país en la invasión de Bahía de Cochinos y los bolivianos dieron un paso hacia la creación de un estado socialista al aprobar una Constitución que le da poder a la mayoría indígena.

Mientras las leyes estadounidenses mantienen a Cuba aislada, otros países han estrechado sus relaciones con la isla para aprovechar no sólo sus reservas de níquel –entre las mayores del mundo– sino también un aparentemente infinito desfile de médicos por todo el mundo. Acercarse a la transición de poder en Cuba permite a algunos gobernantes latinoamericanos demostrar independencia de Estados Unidos y una ventaja competitiva, dice Erikson.

Washington, mientras tanto, se ha mantenido callado sobre cómo podría modificar su política ante nuevos líderes cubanos tanto en la isla como en el exilio, aunque se especula mucho que el presidente Barack Obama implemente cambios amplios.

Obama prometió en la campaña que levantaría la prohibición a los cubanoamericanos de visitar la isla más de tres veces al año y dijo que eliminaría el límite a las remesas que pueden enviar a sus familiares. Muchos creen que eso es una señal del fin del embargo, que el Congreso tendría que aprobar.

El republicano de más rango en la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado emitió esta semana un informe que expresa que la política estadounidenses de rechazar Cuba debe reevaluarse, informó este fin de semana The Washington Post. Obama lleva un mes en la presidencia y no ha tocado el tema.

Por FRANCES ROBLES
The Miami Herald

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: