Fijan cuotas de productos regulados

Los gremios estiman necesario revisar los precios de los 12 rubros controlados

Tal como se había anunciado, el Ejecutivo nacional fijó las cuotas mínimas de producción en 12 rubros de la cesta básica. De ahora en adelante, la producción de aceite comestible, azúcar, café en grano molido y tostado, queso y salsa de tomate será 95% regulado y 5% liberado, así se desprende de la Gaceta Oficia N° 39.129 de fecha 2 de marzo que circuló ayer.

Asimismo, la industria deberá fabricar 90% de harina de maíz precocida, de leche en polvo y pasteurizada completa, margarina y mayonesa a precio regulado, mientras que 10% podrá ser dedicado a otras variedades.

En el caso del arroz blanco la proporción será 80% regulado y 20% entre saborizados y parbolizados; en el caso de las pastas alimenticias se ratificó 70% a precio controlado y 30% tipo premium.

La disposición señala que “los porcentajes proporcionales establecidos serán de cumplimiento obligatorio por toda persona, natural o jurídica, que desarrolle actividades agroindustriales, salvo que demuestre que su producción histórica ha sido exclusivamente de variedades alimenticias”. Para solicitar excepciones deberán consignar los recaudos necesarios y probatorios que el Ministerio de Industrias Ligeras y Comercio considere suficientes para autorizarlas.

Asimismo, estipula que estas solicitudes pueden hacerse a partir de 90 días siguientes a la publicación de dicha resolución.

El presidente del Indepabis, Eduardo Samán, señaló que la medida busca regular aquellos productos que están elaborados con materias primas que están sometidas a regulación, en vista de que la industria venía sacando productos con aditivos a precios muy elevados obligando a la población a consumir esas presentaciones.

El superintendente nacional de Silos, Carlos Osorio, señaló que se intensificarán las inspecciones para garantizar el cumplimiento de la resolución, y no descartó nuevas intervenciones.

Cerco productivo El hecho de que la industria de alimentos esté obligada a vender casi el 100% de su producción de rubros básicos a precio regulado supone esfuerzos financieros adicionales que las empresas no están en capacidad de asumir.

Los ajustes de precios tardíos e insuficientes en los rubros regulados han dejado a las industrias con estrechos márgenes de producción y comercialización que han sido consumidos por el alza de la inflación, reduciendo las ganancias casi a cero.

Es por ello que los sectores transformadores de arroz, pasta, leche pasteurizada, café, azúcar y harina precocida consideran necesario revisar las estructuras de costos y los precios tanto a nivel de productor como del consumidor final, para cubrir los aumentos que sufren los insumos de producción como materias primas, empaques, transporte, mano de obra y la inflación de 30% registrada en 2008.

Mientras que los precios de estos 12 rubros tienen casi un año sin variación, pues algunos se revisaron en el transcurso de 2008 salvo el azúcar que no se revisa desde diciembre 2007, el Estado destinó el año pasado BsF 3, 4 millardos para subsidiar la compra de 1.848.989 toneladas de alimentos y así aumentar su participación en el mercado, con productos básicos para ser adquiridos por la población en las redes estatales.

De hecho, la cobertura de Mercal se ha elevado notablemente en los últimos años y ahora representa el 30,7% del consumo de rubros básicos.

El viceministro de Economía Agrícola, Richard Canán, aseguró que “el Gobierno sólo maneja 33% de la oferta de arroz blanco y el resto está en manos de los privados”. Afirmó que en el país hay 52 trilladoras de arroz, de las cuales cuatro son de la CVA y el resto son privadas, aunque algunas prestan servicios a CASA y Pdval.

Los obstáculos El presidente de la Asociación de Molinos de Arroz, Roberto Dilanzo, dijo que para que la industria pueda cumplir con dicha resolución hay que ajustar los precios, pues con los costos de la materia prima es imposible producir a precio regulado, ya que están pagando 46% por encima del precio oficial del rubro.

El presidente de la Asociación de Industriales del Maíz, Nicolás Constantino, señaló que la medida no tendrá mayores incidencias en la producción de harina de maíz precocida en vista de que más de 90% de lo que elabora la industria es regulado, mientras que las extensiones de líneas representan 6%.

Sin embargo, considera necesario revisar las estructuras, ya que la industria está subsidiando nuevamente la producción de harina regulada. Indicó que la rentabilidad de las versiones especiales oscila entre 5 y 6%.

En el caso de la leche pasteurizada, el presidente de la Cámara de Industrias Lácteas, Roger Figueroa, señaló que la medida es un poco restrictiva pues no se puede destinar toda la producción nacional para la leche pasteurizada porque la materia prima también es requerida para la producción de otros rubros.

Angie Contreras C.
EL UNIVERSAL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: