La crisis obliga a buscar nuevas formas de empleo

En la oficina de Janine Rodríguez se acabaron las horas extras y las bonificaciones, han despedido empleados y ella teme por su empleo.

Su solución es pasar dos días a la semana cocinando en casa de extraños, frente a una audiencia de familiares y amigos de la casa, señalando las virtudes de los ralladores de queso, las prensas de ajo y otras herramientas culinarias, todas de The Pampered Chef. Si usted quiere una ella se la vende.

En momentos que el mercado laboral sigue deteriorándose, más personas escogen el mismo camino que Rodríguez en busca de una alternativa para ganarse el pan.

Los trabajadores desempleados de la construcción se dedican a hacer arreglos a destajo. Antiguos banqueros se dedican a preparar declaraciones de impuestos. Graduados universitarios se incorporan a programas de voluntarios.

Y otros, como Rodríguez, prueban suerte en las ventas directas. Lo mismo cosméticos que artículos de cocina o seguros de vida, muchos que nunca consideraron una carrera en las ventas se incorporan para suplementar sus ingresos o sobrevivir hasta que encuentren trabajo en su campo.

La Asociación de Ventas Directas indica que la cantidad de personas en el sector aumentó en un promedio de 8.4 por ciento durante las últimas dos recesiones.

“A medida que el mercado laboral de contrae la gente busca otra forma de suplementar los ingresos familiares”, dijo Marla Gottschalk, presidenta ejecutiva de The Pampered Chef, propiedad Berkshire Hathaway, del gurú de las inversiones Warren Buffett.

“Cualquiera puede triunfar en este negocio”, dijo Gottschalk. “Sólo hace falta tener deseos”.

Bruce Nissen, sociólogo laboral de la Universidad Internacional de la Florida, dijo que muchas personas trabajan en ventas directas durante la recesión sólo porque no pueden encontrar un empleo tradicional.

“En una economía robusta con suficientes empleos, esto es un nicho pequeño”, dijo Nissen. ‘‘Pero durante una recesión mucha gente está desesperada”.

El índice de desempleo en la Florida fue de 8.6 por ciento en enero, el mayor desde 1992.

La pérdida de las horas extra, que le ha costado a Rodríguez más de $400 al mes, ha sido un factor para ella.

Aunque le gustaría mantener su empleo de 22 años en una firma de servicios financieros, también quiere recuperar los ingresos perdidos y le preocupa quedar desempleada.

“Espero aguantar hasta que tenga 55 años, pero no estoy segura de que puedo hacerlo”, dijo Rodríguez, que cumple hoy 51 años.

Así que, mientras tanto, cocina para The Pampered Chef. Bueno, realmente cocina para ella, porque es una contratista independiente, no empleada de la empresa.

“Estoy haciendo algo que me encanta”, dijo Rodríguez, madre soltera de Plantation. “Mi familia puede confirmarle que soy una excelente cocinera”.

Los ingresos en las ventas directas varían mucho, en dependencia del producto, la experiencia del vendedor y cuánto tiempo le dedica a la actividad. The Pampered Chef dijo que una persona que haga dos presentaciones a la semana puede esperar unos $750 al mes, aproximadamente 10 horas de trabajo.

A los participantes también se les premia por reclutar a otros vendedores y reciben un pequeño porcentaje de las ventas del nuevo vendedor.

Kelly Salsamendi, que trabaja con The Pampered Chef desde hace 11 años y reclutó a Rodríguez, dijo que trabaja unas 20 horas a la semana y gana unos $30,000 al año. Salsamendi educa a sus tres hijos en casa y también ayuda en el negocio de fumigación de su esposo.

Tanto Avon como The Pampered Chef dijeron que sus mejores vendedores, los más establecidos, ganan más de $100,000 al año, aunque reconocen que no es nada fácil.

“Me encanta mi negocio”, dijo Salsamendi, de Fort Lauderdale. “Adoro los productos. La gente reduce los gastos en cosas de lujo y les vendo algo que pueden justificar y sentirse bien usándolo. En mi negocio no hay recesión. Al contrario, hay crecimiento”.

Mientras que Avon, Pampered Chef y Tupperware son ejemplos de ventas directas reales, otras empresas usan variaciones.

Un ejemplo es la página electrónica Delivery.com, en que los usuarios ordenan alimentos, víveres y otras cosas de tiendas y restaurantes de la zona.

Para atraer más restaurantes y clientes, Delivery.com pide a los usuarios que hagan las veces de vendedores. Si logran firmar un restaurante o una tienda, reciben el 25 por ciento de las comisiones de la empresa en cada pedido. Las comisiones son de entre 5 y 7 por ciento, de manera que un usuario/vendedor ganaría unos 30 centavos por un pedido de $20.

La cifra puede aumentar si el restaurante recibe muchos pedidos a través del sitio web.

A conseguir clientes para el sitio web reciben una comisión por cada pedido.

Otro ejemplo es New York Life Insurance Co. A diferencia de las empresas de ventas directas, la aseguradora New York Life contrata a sus vendedores –con seguro médico y plan de retiro– pero sin salario.

La empresa ayuda a los novatos a conseguir la licencia para vender sus productos y ofrece capacitación y espacio e oficina, pero los vendedores fijan su propio horario. No es algo para todo el mundo y muchos se marchan enseguida, pero al empresa siempre necesita vendedores, dijo David G. Walter, socio de la oficina de la firma en Doral.

El trabajo de Walter es contratar personal y dice que ahora el interés es grande. “Muchos están sin trabajo. Estamos entrevistando candidatos todo el tiempo. La semana pasada tuve 13 entrevistas, cuando normalmente habrían sido seis”.

Por SCOTT ANDRON
The Miami Herald

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: