¿Un casco hubiera salvado a Richardson?

NUEVA YORK (AP) – No está claro si un casco le hubiese salvado la vida a la actriz Natasha Richardson, quien falleció esta semana a raíz de un golpe en la cabeza tras sufrir una caída mientras esquiaba en Canadá. Pero su muerte revivió el debate sobre el uso de protección para la cabeza en las pistas de esquí.

Las investigaciones indican que el uso de un casco disminuye entre un 40 y un 60% la posibilidad de sufrir lesiones en la cabeza, según el doctor Robert Williams, profesor adjunto de anestesia y pediatría en al Fletcher Allen Health Care de Burlington, Vermont.

“El uso de cascos no tiene ninguna repercusión negativa”, expresó.

La Asociación Nacional de Zonas de Esquí dice no estar al tanto de que ninguno de sus afiliados exija el uso de cascos, pero que cada vez más personas los emplean.

Esa agrupación afirma que casi la mitad de las personas que esquían o usan snowboards se colocaron cascos en los dos últimos años, lo que representa un aumento del 25% en relación con el período del 2005-2006.

Las autoridades de Quebec dicen que están considerando la posibilidad de hacer obligatorio su uso a raíz de la muerte de Richardson. Los médicos de los servicios de emergencia habían hecho presión para que se exigiese el uso de cascos y este incidente le da nuevo impulso a esa demanda, según el portavoz del ministerio de deportes Jean-Pascal Bernier.

“Los cascos no garantizan que no le va a pasar nada a uno, pero sin duda ayudan a prevenir lesiones cerebrales o algo como esto”, dijo Valerie Powell, del Consejo de Seguridad de Canadá.

La Asociación Nacional de Zonas de Esquí, no obstante, destaca que el uso de cascos no ha reducido la cantidad de accidentes fatales. Dice que más de la mitad de las personas que fallecieron esquiando el año pasado tenían cascos.

Las muertes en las pistas de esquí son infrecuentes. En la temporada de 2004-2005 hubo 56,9 millones de personas en las pistas de esquí y se reportaron 45 fatalidades, de acuerdo con la Asociación.

Los cascos ayudan a prevenir lesiones menores, pero no reducen las fatalidades, según Jassaid Jasper Shealy, profesor emérito del Instituto de Tecnología de Rochester y experto en el tema.

El especialista está a favor del uso de cascos, aunque dice que puedan crear la sensación de que uno es inmune a las lesiones, lo que no es así. Los cascos, señala, ayudan a bajas velocidades, pues protegen contra lesiones causadas por choques contra objetos sólidos.

Los operadores de centros de esquí tienden a oponerse a que se haga obligatorio el uso de cascos porque no quieren verse obligados a vigilar su empleo. Alexis Boyer, de la Asociación de Zonas de Esquí de Quebec, afirma que el 90% de los menores de 12 años ya usan cascos, sin que sean un requisito.

Lo más notable del caso de Richardson es que el accidente se produjo en una pista para principiantes. La actriz se levantó y dijo que se sentía bien, pero una hora más tarde comenzó a quejarse de dolor de cabeza.

Scott Kerschbaumer, un ex instructor de esquí que nunca usó cascos, dijo que la impresión generalizada es que los accidentes graves generalmente ocurren cuando alguien actúa irresponsablemente, a grandes velocidades.

Pero acotó que la muerte de Richardson demuestra “que cualquier caída inocente puede generar lesiones graves, e incluso la muerte”.

Kerschbaumer dijo que se resistió a usar cascos por vanidad y comodidad, pero que ahora comprará uno para él y otro para su hijo de seis años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: